A Luthvar:

el_amor_de_angeles A veces uno siente cosas que no llega a entender, la vida, per se, es un tránsito fugaz, efímero, casi imperceptible, y todos vamos caminando, casi incólumes, a la brisa y al viento... Son tan cortos los instantes en que nos sentamos a recapacitar, son tan breves los momentos en que nos detenemos a sentir, es mucho el tiempo, y a la vez tan corto. Y yo, estando ahí, casi olvidado... Sólo bastó un instante de febril concentración para poder verte, intacta, precisa, discreta y tan delicada, un instante en que la brisa se sintió como mil punzadas sobre la piel, donde el aire quemó como el infierno, y luego, luego te acercaste y me cobijaste con una palabra, y me quedé escampando del tiempo en tu abrigo. Tantos días en que te paseaste, ¿Cómo tardé yo tanto en verte?

Ahora es tan fácil entender a los poetas, es tan fácil sonreírle a la adversidad, ya entendí a Neruda cuando gritaba: "Aquí te amo. Aquí te amo y en vano te oculta el horizonte", es que el mundo se encoje cuando estas conmigo, y es que el mundo somos dos caminando de frente al amanecer, es tan breve un atardecer a tu lado, es tan corto el tiempo para tomarte de la mano. Y es que si hoy me sentaran, y entre todos me dijeran: "Es verdad, no es un cuento; hay un Ángel Guardián que te toma y te lleva como el viento", me reiría de Gabriela y sus poemas, mi Ángel yo conmigo ya lo tengo.

Y noche a noche deseo ferviente que me acompañes a mi travesía en los sueños, que me guíes, que me pierdas, que me lleves por todos tus senderos, embriagado estoy de lo que siento, envenenado de necesidad de tenerte, mas sin embargo tu recuerdo me acompaña, como la luz de la estrella en la mitad del cielo negro. Y mientras duermo te veo presente, mis sueños sin duda haz conquistado, y me sorprendo al ver a veces, que mi sueños en realidad se han transformado, y hoy estas conmigo, y hoy estas a mi lado, y te siento tanto que te extraño, y te extraño tanto que me muero, que segundos tan largos, que momentos tan aletargados.

Te amo, te amo, como la tierra amó a la luna, como el cielo amó al lago, tanto como amaban los poetas de otrora, tanto como amaban los sabios de antaño... Y es que aunque de poeta mil cualidades me hayan faltado, de saber amarte, PEDASITO, de eso nadie me ha dudado. Sólo bastó un instante de febril concentración para poder verte, intacta, precisa, discreta y tan delicada, un instante para aprender a amarte... Ahora necesito la eternidad para consentirte sin motivos, sin reparos, sin disculpas, necesito de la amistad del cielo para cobijarte de estrellas, del favor del viento para secar tu pelo, del odio del miedo para tener excusa para abrasarte. Necesito del mar para saciarte, necesito del sol para abrigarte, necesito de ti simplemente para AMARTE.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Proteger entradas en Blogger

Poema Árabe bellísimo

Y llegó Ubuntu 9.10 Karmic Koala