Drunk

Hay ocasiones donde estas feliz, donde el mundo gira a la perfección, hasta que el alcohol recorre las venas y recuerdas lo pequeño que eres, donde sientes como frente a ti mil imágenes de felicidades recorren incesantes la estreches de la realidad, donde todos parecen estar conformes con lo que son y lo que tienen, como si nadie necesitara nada más...

Y ves como la gente se revuelca en su incompleta realidad, como si disfrutaran de su pequeño pedazo de vida, y ves cuerpos tambalearse al son de los ritmos, expirando mentirosas sensaciones de libertad... Y sonrisas, falsas, momentáneas, de gente inconclusa, de mitades cercenadas con cuidadosa imperfección...

Y extrañas, y te sientes desecho, desencajante, un bicho raro en una tierra extraña, sin alegrías, sin sonrisas falsas, solo un vacio, un cuenco sin relleno, una botella sin agua... Y recuerdas lo mucho que te falta ser, lo basto que no has logrado aprender, lo lejos de ser lo que quieres ser, lo poco que sabes de lo que se debe saber...

Y luego... la soledad de un cuarto, donde la única compañía es esa estúpida voz que da vueltas en tu cabeza, gritando banalidades, argumentando incoherencias, que martilla la fina coyuntura que mantiene la cordura unida al instinto de conservación, y a lo lejos el vacio, ese agujero del péndulo de Poe, esa sensación de estar lejos de lo que se necesita mientras lentamente se muere...

Una voz, lejana que argumenta estar feliz, o por lo menos distraída... ¿Acaso quién soy para dañar algo? Son tantas las culpas y tan pocos los merecimientos.... y quien ama mi soberana imperfección lejos... más allá del rio... mucho mas allá del mar... y yo acá... medio muerto, medio vivo... el vampiro... que se quedó solo, que se murió olvidado... es tan corta la vida, tanto lo que se quiere y tan poco que se puede hacer... es claro que un escalpelo imperfecto no es capaz de cortar una hoja, y tal vez soy l más imperfecto de los instrumentos... un espacio mal ocupado...

Soy tan poco y me falta tanto... y la persona que me hace fuerte... está tan lejos... soledad... ¿Cuando me darás un respiro y dejarás de dañar mi mente?... no te extraño... no me acompañes... que me dañas... Vete soledad que me mata... déjame con mi musa... que tan lejos está...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Proteger entradas en Blogger

Poema Árabe bellísimo

Calentamiento Global