300: Prometeo y Lucifer

Con la excusa de llegar a los 300 post en este blog, y para rememorar mi entrada sobre "Satan, Lucifer y la Inconsistencia histórica" he venido a divagar sobre Prometeo, un Titán que guarda varias similitudes con la visión de "Lucifer" que he intentado defender. 


Como ya había escrito, Lucifer encarna la figura de un ente divino que fue expulsado del Cielo por su orgullo, ya bien sea por no arrodillarse ante los humanos, o por decretar  rebelión contra el mandato divino, su nombre proviene de una riquísima mitología que es constante en varias culturas temporalmente dispersas y su presencia está fuertemente asociada al concepto del apasionamiento (y de la feminidad). Su nombre significa el "Portador de Luz", concepto que se ha perdido para darle paso al concepto de maldad infinita.

Pero, es precisamente partiendo de éste concepto que encontramos un punto de comunión con nuestro Titán, pues fue Prometeo quien trajo la "luz" a la humanidad, veamos (con la acostumbrada rigurosidad científica =P):

En la mitología griega los Titanes eran una raza antigua de deidades, descendientes directos de las 2 primeras manifestaciones: Gaia (La Tierra) y Urano (El Cielo), que comandaron todo lo existente mucho antes del tiempo. Era en total 12 Titanes y Titánides: Oceanus (Personificación del Océano), Hyperion (Personificación de la luz), Coeus (Personificación del eje celestial), Cronus (Patrón de la Cosecha), Crius, Lapetus (El Perforador), Mnemosyne (Personificación de la Memoria), Tethys (La Madre), Theia, Phoebe (Radiante), Rhea (La Madre de los dioses) y Themis (Personificación de la Ley divina), seres poderosos, de tamaños y poder incalculable, amos y señores de todo. Entre ellos engendraron la segunda generación de Titanes, quienes personificaban la mayoría de cosas existentes: Eos (El Amanecer), Helios (El Sol), Selene (La Luna), Leto (Olvido), Asteria (La Lluvia de Estrellas), Atlas (Quien sostiene el mundo), Prometeo (El Prospectivo), Epimeteo (El Retrospectivo), Menoetius, Metis (Sabiduría), Astraeus (El Anochecer), Palas (La Guerra) y Perses (La Destrucción). Todos fueron destruidos, vencidos y castigados por una generación más reciente de dioses: Los Olímpicos.

Particularmente, Prometeo es interesante debido a que su imagen condensa en principio dos cualidades:
  1. - La creación de la humanidad desde el polvo.
  2. - El robo del "fuego" para la humanidad.
La primera, coincidente con la visión de Dios que se maneja actualmente, y que no deja de tener similitudes con los dioses creadores de casi todas las culturas; y la segunda, en la cual coincide con la visión de Lucifer, y es a partir de esta última que quiero elucubrar: Prometeo fue inmensamente castigado porque le robó el "Fuego" a los Dioses olímpicos, y bajo al mundo a compartirlo con la humanidad, convirtiéndose en el "Portador de luz",  quien orgulloso de su condición rompió las reglas divinas y le brindó a la humanidad algo que había tenido prohibido desde siempre: Conocimiento, para luego sufrir una eternidad de castigo, infligido por el mismísimo Dios mayor.

Es fácil a partir de esta breve descripción empezar a encontrar similitudes entre Prometeo (a la izquierda) con el Lucifer que fue sacado de los cielos (a la derecha), con el árbol del conocimiento, el eterno castigo, y la persecución a la maldad proveniente de los dioses por incumplir las reglas, de hecho no me sorprendería que uno de estos relatos haya dado origen al otro. ¿Es realmente tan malo compartir el conocimiento, tanto como para que los Dioses lo castiguen de esa manera? ¿No dicen que el conocimiento nos hará libres? Si esto es así, sigo sin entender la visión equivocada de Lucifer, al final, todo indica que esta deidad, ya sea que se llame Inanna, Ishtar, Astarte, Afrodita, Venus, o el mismísimo Satanás!, solo quiso compartir con nosotros algo que estaba prohibido, pero que nos ha traído a donde estamos. ¿Qué es lo que temen los dioses de que la humanidad tenga conocimiento? Todo este embrollo me recuerda una frase escrita en el guion de Thor (y me recuerda que Loki guarda una historia similar):

"Tus ancestros lo llamaban magia, ahora le dicen ciencia, yo vengo de un lugar donde ambas cosas son lo mismo"


¿Será que los Dioses temen que nos volvamos Dioses? Es claro que Zeus y los olímpicos podrían temer que la humanidad se volviese más grande que ellos mismos y los expulsaran del Olimpo, y seguramente el "conocimiento" que se robó Prometeo, y la manzana que nos hizo comer Lucifer sean sólo la puerta a todo lo existente y por existir, y por eso ese marcado temor por compartirlo... ¿Es el conocimiento lo que diferencia mortales de inmortales?... Yo también temería si encontraran mis más profundos secretos... ¿Será que para todas las deidades el temor será igual? El eterno miedo a que nuestras creaciones nos superen...